Descripción del sistema «tecnología, ética y brecha digital»

La descripción del problema «tecnología, ética y brecha digital» sigue el plan trazado en la unidad anterior: la descripción de un sistema complejo específico.
El ejercicio que se propone en esta unidad es emplear el esquema presentado en la unidad anterior y describir con él un sistema concreto. Con esta base se puede responder a cuestiones problemáticas que se pueden plantean en el sistema analizado.
Se ha elegido el problema que representa la tecnología, la ética y la brecha digital, uno de diez problemas importantes a nivel global que se pueden considerar como problemas críticos.

He recogido diez problemas complejos, que a menudo se consideran críticos a nivel mundial. Son ejemplos genéricos destinados a ilustrar la diversidad y complejidad de algunos desafíos globales.
Esta selección (y el orden en el que se presenta) es subjetiva y puede variar según la perspectiva, los valores y las prioridades de diferentes individuos y comunidades. Su importancia también es relativa; algunos problemas pueden cambiar con el tiempo o entrar en vías de solución gracias a descubrimientos científicos o cambios en las condiciones sociales y económicas. Los que he seleccionado son:

  1. Cambio climático: La alteración del clima global debido a actividades humanas, con impactos significativos en el medio ambiente, la biodiversidad y las comunidades.
  2. Pobreza y desigualdad: La persistencia de la pobreza extrema y las disparidades económicas a nivel mundial.
  3. Seguridad alimentaria: Garantizar el acceso sostenible a alimentos nutritivos para una población en constante crecimiento.
  4. Pandemias y salud global: La prevención y gestión de enfermedades transmisibles a nivel mundial, como se evidenció con la pandemia de COVID-19
  5. Desplazamiento forzado y migración: Abordar los desafíos asociados con el desplazamiento masivo de poblaciones debido a conflictos, persecuciones y cambios ambientales.
  6. Acceso a la educación: Asegurar que todas las personas tengan acceso a una educación de calidad, independientemente de su ubicación geográfica o situación socioeconómica.
  7. Conflictos y paz: La resolución pacífica de conflictos, la prevención de guerras y la promoción de la paz y la estabilidad.
  8. Agua potable y saneamiento: Garantizar el acceso universal a agua limpia y servicios de saneamiento básicos.
  9. Tecnología, ética y brecha digital: Los desafíos sociales y éticos asociados con avances tecnológicos rápidos, como inteligencia artificial, biotecnología y privacidad en línea.
  10. Biodiversidad y conservación: La preservación de la diversidad biológica y la protección de ecosistemas críticos para el bienestar humano y el equilibrio ambiental.

En todos ellos se percibe aquello que se dijo en la primera fase para justificar la necesidad de recortar la realidad: «…reconocer que la realidad en su totalidad puede ser muy compleja y abrumadora»

En esta fase preliminar se pretende describir un sistema concreto para poner en evidencia los problemas que pueden surgir de esa realidad. He seleccionado los problemas derivados de «tecnología, ética y brecha digital» por que nos afectan a todos, con independencia de cuál sea nuestro nivel como usuarios tecnológicos.
Son desafíos sociales y éticos asociados con avances tecnológicos rápidos, como la inteligencia artificial, la biotecnología o la privacidad en Internet.

Sea cual sea el problema elegido para su descripción conviene encuadrarlo en algunos de los 12 tipos de sistema que se mostraron en la unidad 2.- Pensamiento sistémico, en el apartado «Tipos de sistemas desde la perspectiva del pensamiento sistémico» La finalidad es comprender los rasgo característicos del sistema.
En el caso que nos ocupa hay varios tipos de sistemas implicados, entre otros: Sistemas Tecnológicos; Sistemas Sociales, o Sistemas Educativos.

La brecha digital es un fenómeno actual: hace referencia a personas y grupos sociales que por distintas causas no utilizan la tecnología digital, esto es, la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC). Esto no es ni bueno ni malo, al no ser por la omnipresencia de estas tecnologías en tantos ámbitos de la vida: el trabajo, la educación, el acceso a servicios públicos, el ocio, la comunicación social,..

Esto significa que las personas que no tienen acceso a la tecnología digital se encuentran en desventaja frente a las que sí lo tienen. En efecto, las personas que no tienen acceso a las TIC se ven excluidas de estos ámbitos y, por lo tanto, tienen menos oportunidades de desarrollo y participación social.
Las brechas digitales y las tecnologías constituyen una realidad incuestionable que crea una notable desigualdad para las personas afectadas.

Para mitigar estas desigualdades a nivel global se pueden seguir estrategias de orden social, más bien voluntaristas y la mayor parte de las veces promovidas para lavar la cara de empresas e instituciones.
La efectividad de cualquiera de esas medidas es discutible si no va acompañada de un impacto ético sobre los gestores que promueven el desarrollo, implantación y evolución de los productos tecnológicos.
La ética pasa a formar parte de esta realidad: es el hilo que puede cerrar esa brecha entre un mundo altamente tecnificado y otro carente de posibilidades de acceso y desarrollo.

La realidad que emana de estos tres fenómenos, ética, brecha digital y tecnología, es compleja. Para profundizar en ella hay que valerse de los métodos de estudio que proporciona el pensamiento sistémico.
Empezaré con una descripción somera de las tres entidades, para luego determinar si cada una de ellas por su lado es un verdadero sistema complejo de tal forma que puedan converger en un sistema de análisis.

Es el conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico y que usamos para resolver problemas y mejorar nuestra vida.
Las tecnologías en general y la digital en particular, las TIC, tienen un impacto significativo en la sociedad, especialmente la inteligencia artificial, la robótica y la biotecnología. Son además, entidades que están cambiando rápidamente y eso aumenta el impacto en todos los sectores y niveles de la sociedad.

Los rasgos que caracterizan a la tecnología en la actualidad son:

  • Intensidad tecnológica: la tecnología está cada vez más presente en todos los ámbitos de la vida, desde el trabajo y el ocio hasta la salud y la educación. Este fenómeno se conoce como intensificación tecnológica.
  • Digitalización: la tecnología digital está transformando todos los aspectos de la sociedad, desde la comunicación y el entretenimiento hasta la producción y el consumo.
  • Inteligencia artificial: la inteligencia artificial (IA) es una de las tecnologías más disruptivas de la actualidad. La IA tiene el potencial de automatizar tareas, mejorar la toma de decisiones y crear nuevas formas de interacción con el mundo.
  • Ciberseguridad: la ciberseguridad es un tema cada vez más importante a medida que la tecnología se vuelve más omnipresente. Los ataques cibernéticos pueden tener un impacto devastador en las empresas, las organizaciones e incluso los gobiernos.
  • Interconectividad: la tecnología está cada vez más interconectada, lo que da lugar a una red global de sistemas y dispositivos. Esta interconectividad tiene el potencial de mejorar la comunicación y la colaboración, pero también plantea desafíos de seguridad y privacidad.
  • Impacto en la sociedad: la tecnología tiene un impacto significativo en la sociedad, cambiando la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Este impacto es tanto positivo como negativo, y es importante ser conscientes de los posibles efectos de la tecnología.
  • Impacto global: la tecnología tiene un impacto global, ya que puede utilizarse en cualquier parte del mundo.

Es un sistema de valores que guían nuestro comportamiento y ayuda a tomar decisiones morales y a vivir en armonía con los demás.
La ética es importante para la tecnología, ya que los avances tecnológicos pueden tener un impacto significativo en la sociedad. En algunos casos, la ética ha sido utilizada para guiar el desarrollo de la tecnología, en otros casos, la tecnología ha sido utilizada para desafiar los valores éticos establecidos.
Ahora se enfrenta con nuevos desafíos que emergen en la era digital:

  • Privacidad y protección de datos: el aumento de la recopilación masiva de datos y la vigilancia digital plantea preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de la información personal.
  • Desinformación y fake news: la propagación rápida de información falsa en línea dificulta la distinción entre hechos y ficción, lo que afecta la toma de decisiones informada.
  • Discriminación algorítmica: los algoritmos utilizados en sistemas digitales pueden perpetuar sesgos y discriminación, especialmente cuando se basan en datos históricos sesgados.
  • Adicción digital: la constante conectividad y el diseño de plataformas para atraer la atención pueden contribuir a la adicción digital y afectar la salud mental.
  • Ética de la inteligencia artificial (ia): la implementación de sistemas de inteligencia artificial plantea preguntas éticas sobre la toma de decisiones autónoma, la responsabilidad y la transparencia.
  • Desafíos legales transfronterizos: la digitalización ha superado las fronteras, lo que dificulta la aplicación consistente de leyes y regulaciones en un entorno global.
  • Autonomía y derechos humanos: la automatización y la inteligencia artificial plantean preguntas éticas sobre la autonomía individual y la protección de los derechos humanos en un entorno tecnológico.
  • Seguridad cibernética: la creciente amenaza de ciberataques y violaciones de datos plantea desafíos éticos en la protección de la seguridad digital y la prevención de actividades maliciosas.
  • Ética de la realidad virtual y aumentada: la convergencia de tecnologías inmersivas plantea cuestiones éticas relacionadas con la privacidad, la percepción de la realidad y la seguridad.
  • Impacto en el empleo: la automatización y la digitalización pueden tener consecuencias significativas para el empleo, lo que plantea preguntas éticas sobre la equidad económica y la formación continua.

Es la desigualdad en el acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). La brecha digital puede ser económica, geográfica o sociocultural y tiene un impacto negativo en la sociedad, ya que limita las oportunidades de las personas que tienen un acceso limitado a las TIC. En resumen, es un fenómeno formado por aspectos técnicos, culturales, sociales, morales, ecológicos, normativos y financieros.

Los aspectos más importantes sobre la brecha digital son:

  • Globalización: La brecha digital no solo existe dentro de los países, sino también entre los países. Los países desarrollados tienen un acceso a Internet y a las tecnologías digitales mucho mayor que los países en desarrollo.
  • Intergeneracional: La brecha digital también se manifiesta entre generaciones. Las personas jóvenes tienen un acceso y un uso de las tecnologías digitales mucho mayor que las personas mayores.
  • Interseccional: La brecha digital también se cruza con otras desigualdades sociales, como la pobreza, la raza, el género y la discapacidad. Las personas con menos recursos, las personas racializadas y las mujeres tienen menos acceso a las tecnologías digitales.

Algunas consecuencias de la brecha digital son:

  • Desigualdad: La brecha digital puede contribuir a la desigualdad social, ya que las personas con acceso a las tecnologías digitales tienen más oportunidades de educación, empleo y participación en la sociedad.
  • Exclusión: La brecha digital puede excluir a las personas de la sociedad, ya que les dificulta acceder a información, servicios y oportunidades.
  • Desigualdad de oportunidades: La brecha digital puede limitar las oportunidades de las personas, ya que les dificulta acceder a la educación, el empleo y el desarrollo profesional.

Para la descripción del sistema de análisis, parece evidente que la tecnología, la ética y la brecha digital, cada uno por separado, son sistemas complejos en sí y por lo tanto los tres pueden interactuar entre ellos.

  • Tecnología: la tecnología puede considerarse un sistema complejo. La tecnología abarca una amplia gama de componentes interconectados, desde hardware y software hasta procesos y usuarios. Las interacciones entre estos elementos, las realimentaciones, la adaptabilidad a cambios y las propiedades emergentes hacen que la tecnología sea un sistema complejo.
  • Ética: en sí misma no es un sistema en el sentido tradicional, pero cuando se considera desde la perspectiva de cómo las normas éticas se desarrollan, se aplican y evolucionan en contextos sociales, se vuelve más compleja. La ética está influida por diversos factores, incluidos valores culturales, políticos y sociales, y su estudio puede requerir un enfoque sistémico.
  • Brecha Digital: puede considerarse un sistema complejo. Implica la interacción de diversos elementos, como acceso a la tecnología, habilidades digitales, infraestructura tecnológica y factores socioeconómicos. Estos componentes interactúan de manera dinámica, y los cambios en uno pueden tener efectos en cascada en otros, lo que refleja la complejidad del sistema.

La interacción de los tres sistemas implicados da como resultado un sistema de análisis al que se puede llamar «sistema tecnológico global con impactos éticos y sociales» puesto que:

  • La tecnología puede tener un impacto en la ética y la brecha digital, y viceversa. Por ejemplo, la tecnología puede ser utilizada para reducir la brecha digital, pero también puede ampliarla.
  • La ética puede ser utilizada para guiar el desarrollo de la tecnología y reducir la brecha digital, pero también puede ser ignorada o mal utilizada.
  • La brecha digital puede ser reducida mediante la tecnología y la ética, pero también puede ser ampliada por ellas.

Este nuevo sistema se compone de tres subsistemas interdependientes: el subsistema tecnológico, el ético y el social. Todo ello está inmerso en un entorno formado por otros grandes sistemas: el jurídico, el político o el socioeconómico.
Con el exterior se producen intercambios que impactan sobre él; se ejercen influencias esporádicas entre el entorno y sistema, de tal manera que el sistema se tiene que adaptar a cambios que ocurran en su entorno.

Por estas razones, el sistema de análisis que se propone aquí aborda un estudio en la dimensión funcional: interacciones entre elementos y ellos con el entorno exterior. La dimensión orgánica de cada subsistema y los procedimientos en la dimensión interdisciplinaria no se pueden abordar mientras no haya preguntas concretas sobre el sistema complejo.

Una vez que se han identificado los subsistemas que están interactuando y que dan lugar al sistema de análisis que, denominado en este caso, como «tecnológico global con impactos éticos y sociales», hay que iniciar el proceso de estudio de este nuevo sistema. Lo primero es descubrir su estructura.

El estudio de cualquier sistema se debe iniciar esclareciendo su estructura, esto es, determinar:

  • 1º.- los elementos o agentes que lo forman y la función que tienen en sus respectivos subsistemas;
  • 2º.- las interacciones entre subsistemas;
  • 3º.- las dinámicas en entre ellos.

Recuérdese que la estructura del sistema es fundamental para seleccionar las disciplinas, experiencias prácticas y conocimientos para aplicar una metodología de carácter interdisciplinario.

En el sistema «tecnológico global con impactos éticos y sociales» de momento solo se han identificado tres elementos principales, que son subsistemas, por lo tanto deben estar formados por sus elementos o agentes particulares.

  • Empresas tecnológicas: desarrollan y lanzan nuevas tecnologías.
  • Centros de investigación y desarrollo: contribuyen con avances científicos.
  • Ingenieros y científicos: implementan y mejoran tecnologías.
  • Usuarios y consumidores: dan retroalimentación y demandan innovaciones.
  • Comités éticos: evalúan la ética en la investigación y desarrollo.
  • Organizaciones de derechos humanos: defienden derechos y ética en el uso de tecnologías.
  • Filósofos y éticos: aportan perspectivas teóricas.
  • Legisladores y gobiernos: crean normativas éticas y legales
  • Gobiernos y políticas públicas: implementan políticas para reducir la brecha digital.
  • Proveedores de servicios de Internet: ofrecen acceso a Internet y servicios.
  • Organizaciones sin fines de lucro: trabajan en programas de inclusión digital.
  • Comunidades y población: participan en iniciativas para superar la brecha.

En este sistema hay interacciones triangulare entre los subsistemas, generando una influencia mutua entre:

  • La tecnología y la ética: presenta desafíos y oportunidades.
  • La ética y la brecha digital: promueve el desarrollo tecnológico y aborda impactos adversos.
  • La brecha digital y la tecnología: afecta a la equidad en el acceso a tecnologías.

Las dinámicas complejas entre los subsistemas tecnología, ética y brecha digital pueden involucrar una serie de interacciones y retroalimentaciones. Aquí se exploran algunas dinámicas complejas comunes:

  • Retroalimentación tecnología-ética-brecha digital: la rápida evolución tecnológica y la automatización puede tener impactos éticos, como la recopilación masiva de datos que, a su vez, pueden influir en la brecha digital. Las cuestiones éticas pueden surgir tanto de la adopción de nuevas tecnologías como de la falta de acceso equitativo.
    • La ética dinamiza el cambio tecnológico: las preocupaciones éticas pueden desencadenar cambios en el desarrollo tecnológico. Por ejemplo, las demandas de mayor privacidad pueden influir en el diseño de nuevas tecnologías, y las consideraciones éticas pueden impulsar innovaciones destinadas a cerrar la brecha digital.
    • Impacto ético de la brecha digital: la brecha digital puede tener consecuencias éticas significativas, ya que aquellos excluidos de la revolución tecnológica pueden enfrentar desigualdades en el acceso a oportunidades educativas, empleo y participación cívica.
    • Círculo vicioso tecnología-ética-brecha digital: un ciclo vicioso puede desarrollarse donde los avances tecnológicos, los desafíos éticos y la brecha digital se retroalimentan entre sí. Por ejemplo, las desigualdades en el acceso pueden plantear nuevos dilemas éticos que, a su vez, afectan el desarrollo y la adopción de tecnologías.
  • Adaptación ética ante desafíos tecnológicos: los desafíos éticos que surgen de la tecnología, como la inteligencia artificial y la automatización, pueden llevar a una adaptación ética en la forma en que se abordan y regulan estos desarrollos, impactando así la brecha digital.
  • Ciclos de desarrollo tecnológico y desigualdad: los ciclos de desarrollo tecnológico pueden influir en la brecha digital. Por ejemplo, el acceso desigual a las últimas tecnologías puede generar una brecha aún mayor, y las consideraciones éticas pueden surgir en torno a cómo abordar esta desigualdad.
  • Evolución ética en la educación digital: la integración de tecnología en la educación plantea cuestiones éticas en términos de acceso y equidad. La evolución de prácticas éticas en la educación digital puede afectar la brecha educativa.

La función de un sistema en general, es lo que hace; el funcionamiento es como lo hace.
El sistema de análisis que se está describiendo lo forman tres subsistemas, tecnológico, ético y social, que como tales tienen su propia función. El sistema en conjunto, como interacción de estos subsistemas. Evidentemente el sistema de análisis tiene su propia función que, de alguna manera, es la interacción de las subfunciones.

Para entender cómo es la interacción de estas subfunciones, es esencial considerar diversos rasgos que caracterizan la función del sistema, teniendo en cuenta que pueden ser dinámicos y cambiar con el tiempo a medida que el sistema evoluciona y responde a nuevos desafíos y oportunidades.
Estos son algunos rasgos característicos clave que se deben observar:

  • Impacto social: examinar cómo el sistema afecta a la sociedad en términos de equidad, acceso a oportunidades, calidad de vida y bienestar general.
  • Impacto ético: evaluar las prácticas éticas del sistema, incluyendo la transparencia, la responsabilidad, el respeto a los derechos humanos y la consideración de valores éticos fundamentales.
  • Sostenibilidad ambiental: analizar cómo el sistema aborda la sostenibilidad ambiental, incluyendo su impacto en los recursos naturales, las emisiones de carbono y la huella ecológica.
  • Innovación tecnológica: observar la orientación del sistema hacia la innovación tecnológica, identificando si se centra en soluciones que beneficien a la sociedad y al medio ambiente.
  • Responsabilidad corporativa: verificar las prácticas de responsabilidad corporativa, incluyendo las iniciativas de responsabilidad social empresarial y la contribución a comunidades locales.
  • Acceso y equidad: evaluar la accesibilidad de los beneficios del sistema y cómo aborda la equidad en términos de acceso a tecnologías y oportunidades.
  • Desarrollo económico: analizar el impacto del sistema en el desarrollo económico, incluyendo la generación de empleo, la contribución al PIB y la distribución de la riqueza.
  • Colaboración global: considerar la participación del sistema en colaboraciones globales, su apertura a la cooperación internacional y su contribución a la resolución de problemas globales.
  • Resiliencia y adaptabilidad: observar cómo el sistema responde a desafíos y cambios, su capacidad para adaptarse y su resiliencia frente a crisis.
  • Perspectivas futuras: considerar la visión a largo plazo del sistema y cómo aborda desafíos futuros, incluyendo la consideración de posibles impactos negativos

Cada rasgo es una balanza que se inclina de un lado u otro según sea la función del sistema complejo «tecnológico global con impactos éticos y sociales». En este caso, la balanza mide el comportamiento ético en cada una de ellos.

Se puede considerar un rasgo o un grupo de ellos y ver los diferentes puntos de vista -inclinaciones de la balanza- al observar la función del sistema. En ningún caso, debe entenderse como una escala de valores, ni ser consideradas mutuamente excluyentes en la descripción específica de un sistema.

Por ejemplo, la función que tiene este sistema «tecnológico global con impactos éticos y sociales», respecto de los rasgos económicos, se puede entender desde distintos puntos de vista, ya sean los más perversos y egoístas, o los más bondadosos y beneficiosos para la sociedad.

  1. Negativa (perversa o egoísta):
    • Objetivos: maximización del beneficio financiero, acumulación de poder y control.
    • Impactos: explotación de recursos, desigualdades sociales, falta de consideración ética: se priorizan las ganancias a corto plazo sin considerar impactos negativos a largo plazo.
  2. Neutral (pragmática):
    • Objetivos: eficiencia operativa, avances tecnológicos, competencia en el mercado.
    • Impactos: desarrollo tecnológico rápido, mejora en la eficiencia, pero posiblemente con efectos externos no deseados: se busca el ser líderes en innovación y competitividad global.
  3. Positiva (beneficiosa para la sociedad):
    • Objetivos: desarrollo sostenible, equidad social, responsabilidad ética.
    • Impactos: Innovaciones que mejoran la calidad de vida, consideración ética en todas las decisiones: se adoptan prácticas sostenibles, se contribuye a la responsabilidad social y se consideran los impactos éticos.
  4. Humanitaria (centrada en el bienestar humano):
    • Objetivos: mejora del bienestar humano, acceso equitativo a tecnologías beneficiosas.
    • Impactos: tecnologías que promueven la salud, educación y bienestar general: se desarrollan tecnologías médicas accesibles y soluciones educativas inclusivas.
  5. Futurista (enfoque en el progreso):
    • Objetivos: impulsar avances tecnológicos para resolver desafíos globales.
    • Impactos: Innovaciones que aborden problemas globales como cambio climático, salud global, etc.: se promueve la investigación y desarrollo de tecnologías verdes y sostenibles.

Es muy importante tener en cuenta que las denominaciones y adjetivos dados son exclusivos para estos ejemplos. En ningún caso son categorías que se puedan aplicar a otros sistemas, ni a otros rasgos de este mismo sistema.

El funcionamiento de este sistema se basa en la interdependencia entre los tres elementos que lo componen: la tecnología proporciona las herramientas necesarias para generar oportunidades y resolver problemas; la ética proporciona los principios para guiar su desarrollo y uso, y la sociedad determina cómo se percibe y se responde a la tecnología.

El análisis del funcionamiento puede hacerse para un rasgo en particular o para un grupo homogéneo de ellos. Así, para los cinco puntos de vista sobre la función en los rasgos de carácter económico, el funcionamiento esperado puede describirse de esta manera:

Negativa (perversa o egoísta):

  • Función:
    • Maximizar el beneficio financiero, acumulación de poder y control.
  • Funcionamiento:
    • Priorización del lucro sobre la responsabilidad social.
    • Toma de decisiones centrada en beneficios financieros a corto plazo.
    • Opacidad en las prácticas políticas y empresariales y falta de transparencia.
    • Enfoque en maximizar beneficios a cualquier costo.
    • Explotación de recursos sin consideración ambiental.
    • Desigualdades acentuadas en términos de acceso y oportunidades.

 Neutral (pragmática):

  • Función:
    • Tener eficiencia operativa, avances tecnológicos, competencia en el mercado.
  • Funcionamiento:
    • Enfoque en eficiencia operativa y competitividad.
    • Innovación tecnológica como objetivo principal.
    • Consideración limitada de aspectos éticos y sociales.
    • Búsqueda de eficiencia y mejora continua.
    • Competencia en el mercado global para liderazgo tecnológico.
    • Consideración pragmática de impactos éticos y sociales.

 Positiva (beneficiosa para la sociedad):

  • Función:
    • Tener un desarrollo sostenible, equidad social, responsabilidad ética.
  • Funcionamiento:
    • Énfasis en la sostenibilidad y responsabilidad ética.
    • Consideración de impactos sociales y ambientales en la toma de decisiones.
    • Transparencia y rendición de cuentas como valores fundamentales.
    • Desarrollo de tecnologías beneficiosas para la sociedad.
    • Prácticas comerciales sostenibles y éticas.
    • Colaboración con partes interesadas para el bienestar común.

 Humanitaria (centrada en el bienestar humano):

  • Función:
    • Mejorar el bienestar humano, acceso equitativo a tecnologías beneficiosas.
  • Funcionamiento:
    • Enfoque en mejorar la calidad de vida humana.
    • Énfasis en la accesibilidad y equidad en la tecnología.
    • Consideración de la ética y los derechos humanos en todas las decisiones.
    • Desarrollo de tecnologías centradas en la salud y el bienestar.
    • Iniciativas para cerrar brechas de acceso y oportunidades.
    • Participación activa en proyectos humanitarios y sociales.

 Futurista (enfoque en el progreso):

  • Función:
    • Impulsar avances tecnológicos para resolver desafíos globales
  • Funcionamiento:
    • Orientación hacia la innovación disruptiva.
    • Inversión en investigación y desarrollo a largo plazo.
    • Consideración de desafíos globales y tendencias futuras.
    • Liderazgo en avances tecnológicos para abordar problemas globales.
    • Adopción proactiva de soluciones futuras.
    • Participación en colaboraciones globales para el progreso.

En las listas anteriores relativas a las perspectivas para apreciar la función y describir el funcionamiento se ha advertido que esos ítems pueden tener un comportamiento dinámico. Los siguientes ejemplos son cambios que se pueden observar en este sistema con el potencial de modificar los funcionamientos y más a la larga, incluso la función:

  • Cambios en los valores éticos: la tecnología puede dar lugar a cambios en los valores éticos: puede crear nuevos escenarios, posibilidades y desafíos.
  • Desigualdades sociales: la brecha digital puede dar lugar a desigualdades sociales: las personas que tienen acceso a la tecnología tienen más oportunidades que las que no lo tienen.
  • Cambios en el comportamiento humano: la tecnología puede dar lugar a cambios en el comportamiento humano: se puede modificar la forma en que nos comunicamos, interactuamos y aprendemos.

Estas variables tienen una especial importancia en los sistemas complejos, puesto que permiten:

  • Comprender el comportamiento del sistema. Al identificar las variables significativas, podemos comprender cómo interactúan entre sí y cómo afectan al comportamiento del sistema.
  • Predecir el comportamiento del sistema. Al comprender las relaciones entre las variables significativas, podemos predecir cómo cambiará el comportamiento del sistema en respuesta a cambios en estas variables.
  • Controlar el comportamiento del sistema. Al manipular las variables significativas, podemos controlar el comportamiento del sistema.
  • Evidenciar comportamientos anómalos o inesperados. Al detectar evidencias empíricas los valores de las variables.

Las variables significativas que se han seleccionado para este sistema tecnológico global con impactos éticos y sociales y que se muestran a continuación no solo corresponden a los subsistemas constituyentes, se muestran además variables propias de otros sistemas del entorno como el económico, el social o el político.
Recuérdese que estos factores forman parte del entorno exterior, debe tenerse en cuenta el impacto sobre los subsistemas del sistema de análisis:

  • Subsistema de Tecnología:
    • 1. Innovación Tecnológica: Grado de desarrollo y adopción de nuevas tecnologías.
      • Evaluación: Índices de inversión en investigación y desarrollo (I+D) y tasas de adopción tecnológica.
    • 2. Sostenibilidad Ambiental: Impacto medioambiental de la producción y desecho de dispositivos tecnológicos.
      • Evaluación: Evaluación de la huella de carbono y prácticas sostenibles en la industria.
    • 3. Ciberseguridad y Fiabilidad: La protección contra amenazas cibernéticas y la confiabilidad de los sistemas.
      • Evaluación: Incidentes de seguridad y medidas de ciberseguridad implementadas.
  • Subsistema de Ética:
    • 4. Ética en la Inteligencia Artificial: Integración de principios éticos en algoritmos y sistemas de inteligencia artificial.
      • Evaluación: Auditorías éticas y evaluación de sesgos en sistemas de IA.
    • 5. Privacidad y Ética en el Manejo de Datos: Protección de la privacidad y manejo ético de datos personales.
      • Evaluación: Evaluación de políticas de privacidad y seguridad de datos.
  • Subsistema de Brecha Digital:
    • 6. Acceso a la Tecnología: La disponibilidad y accesibilidad de tecnología en diferentes regiones y comunidades.
      • Evaluación: Tasas de acceso a Internet y dispositivos tecnológicos en áreas diversas.
    • 7. Inclusión Digital: La participación equitativa de todos en la era digital.
      • Evaluación: Programas y políticas para cerrar la brecha digital en diversos grupos demográficos.
  • Factores Económicos:
    • 8. Impacto Económico de la Tecnología: Contribución al crecimiento económico y distribución de la riqueza.
      • Evaluación: Contribución del sector tecnológico al PIB y análisis de desigualdades económicas.
  • Factores Sociales:
    • 9. Impacto Social de la Tecnología: Influencia en la sociedad, incluyendo cambios en el empleo y la cultura.
      • Evaluación: Estudios sobre impacto social y encuestas de percepción pública.
  • Factores Políticos:
    • 10. Marco Regulatorio y Políticas Tecnológicas: Normativas y políticas gubernamentales relacionadas con la tecnología.
      • Evaluación: Efectividad y relevancia de las regulaciones existentes.

La variable 1.- Innovación Tecnológica se relaciona directamente con el desarrollo y avance de nuevas tecnologías, mejoras en los procesos existentes y la introducción de soluciones tecnológicas novedosas.
Su dominio es el subsistema tecnológico; es por lo tanto una variable local, aunque puede tener impactos éticos y sociales.

La variable 3.- Ciberseguridad y Fiabilidad es netamente local: solo afecta al subsistema tecnológico, pues se refiere a la seguridad de las tecnologías de la información y la comunicación, así como la fiabilidad de los sistemas informáticos y redes.

Las ocho variables restantes son transversales: fluyen, con mayor o menor impacto por todo el sistema. Son variables holísticas.

El análisis interdisciplinario es un proceso que requiere un compromiso de diferentes áreas de conocimiento interesadas en lograr resultados aplicables y hacer propuestas factibles sobre los problemas planteados.

Antes se dijo que los elementos y agentes que intervienen en el sistema, las interacciones que se producen ellos, los comportamientos y las dinámicas que se observan, deben conducir a la selección de las disciplinas, conocimientos y prácticas que deben participar en el análisis de las problemáticas que se quieran analizar en este sistema. Unas disciplinas de tipo general para este sistema pueden ser estas:

  • Ciencia y tecnología: ambas pueden proporcionar información sobre el desarrollo y el uso de la tecnología, así como sobre los posibles impactos de la tecnología en la sociedad.
  • Ética: debe proporcionar los principios éticos y morales en un marco que permita evaluar los desafíos éticos asociados con la tecnología.
  • Sociología: puede proporcionar información sobre los factores sociales que influyen en el desarrollo y el uso de la tecnología, así como en la brecha digital que puede generar, reducir o mantener.
  • Economía: esta disciplina puede proporcionar información sobre los factores económicos que influyen en el desarrollo y el uso de la tecnología, así como en la brecha digital.
  • Gobierno: aportará la información sobre las leyes y regulaciones que influyen en el desarrollo y el uso de la tecnología, así como en la brecha digital.

Se muestran ejemplos específicos de cómo estas disciplinas pueden contribuir al análisis interdisciplinario de los problemas. Para ello, las personas responsables de sus respectivos conocimientos pueden contribuir de la siguiente forma:

  • Desde la ciencia, se debe explicar cómo las nuevas tecnologías se aplican para que sean menos contaminantes, más eficientes o que sean más seguras para el uso humano.
  • De igual forma, la tecnología digital debe descubrir como proyectar nuevas versiones de las aplicaciones para que sean más fáciles de usar y más accesibles para las personas que tienen dificultades para su uso.
  • Con la ética se deben explorar y desarrollar principios para garantizar que la tecnología se utilice de manera justa y equitativa.
  • Con la sociología se puede ayudar a comprender cómo la cultura influye en los valores éticos asociados con la tecnología.
  • Desde la economía se puede ayudar a comprender cómo los costes de la tecnología pueden influir en el acceso a la información y a los procedimientos informatizados.
  • Con el gobierno se debe evidenciar la capacidad de las leyes para proteger la privacidad de las personas en el contexto de la recopilación de datos personales.

En la unidad anterior se mencionaron tres categorías de aspectos sistémicos que contienen a los más frecuentes. Estas tres categorías son: interdependencia; autoorganización y caos.
Los aspectos sistémicos más relevantes del sistema de análisis que estamos considerando, además de los tres mencionados pueden aparecer otros relacionados con los anteriores:

  • En la interdependencia donde los elementos del sistema están interconectados y dependen unos de otros:
    • La tecnología depende de la ética para guiar su desarrollo y uso; la brecha digital depende de la tecnología y la ética.
    • El desarrollo de nuevas tecnologías puede dar lugar a nuevos desafíos éticos, y la brecha digital puede dificultar el acceso a las tecnologías que pueden ayudar a resolver estos desafíos.
    • Los avances tecnológicos pueden dar lugar a nuevos desafíos éticos, y los desafíos éticos pueden influir en el desarrollo y el uso de la tecnología.
  • La autoorganización es cuando el sistema es capaz de organizarse y adaptarse a los cambios:
    • La tecnología se autodesarrolla y evoluciona constantemente, y la ética se adapta a los cambios sociales.
    • Los sistemas tecnológicos pueden evolucionar rápidamente para adaptarse a nuevas necesidades o demandas.
    • Los mercados tecnológicos pueden evolucionar de forma espontánea para satisfacer las necesidades de los usuarios.
  • En situaciones de caos el sistema es impredecible y puede dar lugar a resultados inesperados:
    • Los avances tecnológicos pueden tener consecuencias éticas imprevistas, y la brecha digital puede ampliarse o reducirse de manera imprevista.

Este sistema está formado por una gran cantidad de factores, que, además de los tecnológicos, éticos, sociales, también intervienen factores económicos, políticos y culturales.
La interacción de estos factores da lugar a una gran complejidad, ya que cada factor puede influir en los demás de diferentes maneras.

  • La adaptabilidad se observa, por ejemplo, cuando el sistema es capaz de adaptarse a los cambios externos:
    • La tecnología puede evolucionar para responder a las nuevas necesidades culturales o económicas.
  • El efecto de la no linealidad implica que pequeños cambios en los elementos o en las interrelaciones pueden provocar grandes cambios en el sistema:
    • Un avance tecnológico menor puede tener un impacto significativo en la acción política de los gobiernos.
  • Un comportamiento emergente, como puede ser la aparición de nuevas oportunidades para mejorar la eficiencia y la productividad, por ejemplo, gracias al uso de la inteligencia artificial:
    • Esto hace que sea difícil para los gobiernos predecir el impacto de las nuevas tecnologías en la sociedad.
    • Pero también plantea nuevos desafíos éticos, como la protección de la privacidad y la prevención del sesgo.

Esta abundancia de conceptos y definiciones, ya sean agentes, interacciones, dinámicas, variables significativas, disciplinas y estos aspectos sistémicos, hacen que el funcionamiento de este sistema tecnológico global sea difícil de entender. De igual forma, es difícil identificar todos los factores que pueden influir en sus comportamientos observables.
He aquí algunos ejemplos específicos que, desde la perspectiva del pensamiento sistémico, de cómo contribuyen estos aspectos sistémicos a la complejidad del sistema:

  • La interdependencia entre la tecnología y la ética:
    • La tecnología puede dar lugar a nuevos desafíos éticos, y la ética puede influir en el desarrollo y uso de la tecnología. Por ejemplo, la inteligencia artificial puede dar lugar a nuevas formas de discriminación, y los principios éticos pueden ayudar a garantizar que la inteligencia artificial se utilice de manera responsable.
    • La tecnología puede dar lugar a nuevos desafíos éticos, como la privacidad, la seguridad y el uso responsable de la inteligencia artificial. A su vez, los desafíos éticos pueden influir en el desarrollo y el uso de la tecnología, por ejemplo, dando lugar a regulaciones o restricciones en el plano legal.
    • La interdependencia de los componentes hace que sea difícil aislar los efectos de un factor específico. Por ejemplo, es difícil determinar el impacto de la brecha digital en la economía sin tener en cuenta otros factores, como la educación o la desigualdad.
  • La autoorganización de la tecnología:
    • La tecnología se desarrolla y evoluciona constantemente, lo que puede dar lugar a cambios inesperados en el sistema. Por ejemplo, la aparición de nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, puede tener un impacto significativo en la sociedad.
    • Por efecto de la autoorganización, desarrollo y evolución, es difícil controlar el sistema. Por ejemplo, es difícil evitar que los sistemas tecnológicos evolucionen de manera que tengan consecuencias negativas.
  • El caos del sistema tecnológico:
    • El sistema tecnológico global es impredecible y puede dar lugar a resultados inesperados. Por ejemplo, los avances tecnológicos pueden tener consecuencias éticas imprevistas, y la brecha digital puede ampliarse o reducirse de manera imprevista.
  • La interacción de múltiples factores:
    • Hace que sea difícil predecirlos comportamientos del sistema. Por ejemplo, es difícil predecir cómo los avances tecnológicos afectarán a la sociedad, o cómo los cambios en los valores éticos influirán en el desarrollo de la tecnología.
  • La adaptabilidad de la tecnología:
    • La tecnología es capaz de evolucionar rápidamente para satisfacer las necesidades de los usuarios. Esto puede dar lugar a cambios sociales significativos, como la aparición de nuevas industrias o la transformación de las existentes.
  • La no linealidad de los funcionamientos:
    • Los avances tecnológicos pueden tener un impacto significativo en la sociedad, incluso cuando son relativamente pequeños. Por ejemplo, el desarrollo de la Internet ha cambiado la forma en que vivimos, trabajamos y nos comunicamos.

El «sistema tecnológico global con impactos éticos y sociales» tiene comportamientos complejos que pueden caracterizar este sistema. Como tales, se muestran como patrones observables de comportamiento o como efectos puntuales. Algunos de estos son:

  • Interconexiones entre distintas tecnologías: emergencia de patrones en la interconexión y dependencia de tecnologías.
    • La manera en que las distintas tecnologías se entrelazan y dependen entre sí puede dar lugar a comportamientos complejos, donde cambios en una tecnología afectan a otras de maneras no lineales.
  • Impactos éticos emergentes: surgimiento de dilemas éticos y morales no previstos inicialmente.
    • A medida que las tecnologías evolucionan y se integran en la sociedad, pueden surgir cuestiones éticas y morales imprevistas, generando comportamientos complejos en términos de cómo la ética evoluciona y se adapta.
  • Adaptación social a la tecnología: comportamientos sociales emergentes en respuesta a la adopción tecnológica.
    • La forma en que las sociedades se adaptan y responden a nuevas tecnologías puede ser compleja, influenciada por factores culturales, económicos y sociales.
  • Cambio en las dinámicas del poder: Alteración de las dinámicas del poder a nivel global debido a avances tecnológicos.
    • La adopción de ciertas tecnologías puede cambiar las relaciones de influencia y poder entre naciones, empresas y ciudadanos, generando comportamientos complejos en la distribución del poder.
  • Impactos sociales y económicos no lineales: efectos sociales y económicos impredecibles que resultan de la introducción de nuevas tecnologías.
    • Las repercusiones sociales y económicas pueden ir más allá de las previsiones iniciales, dando lugar a comportamientos complejos en la forma en que las tecnologías impactan en la vida diaria y las estructuras económicas.
  • Cambio en la dinámica del conocimiento: transformación en la producción y acceso al conocimiento debido a la tecnología.
    • El uso de tecnologías de la información y la comunicación puede cambiar la forma en que se produce, comparte y accede al conocimiento, generando comportamientos complejos en la dinámica del conocimiento a nivel global.
  • Desafíos éticos en la privacidad: emergencia de desafíos éticos en torno a la privacidad debido a la tecnología.
    • El uso extendido de tecnologías como la inteligencia artificial y el análisis de datos plantea cuestiones éticas complejas relacionadas con la privacidad y la protección de datos.
  • Dinámicas de I+D+i no lineales: innovación tecnológica que sigue trayectorias no lineales.
    • La forma en que las tecnologías evolucionan y se desarrollan puede ser imprecisa al seguir caminos no lineales, lo que resulta en comportamientos complejos en términos de qué tecnologías emergen y cuándo.
  • Respuestas sociales a crisis tecnológicas: respuestas complejas y a menudo impredecibles de la sociedad ante crisis tecnológicas.
    • Situaciones de crisis, como brechas de seguridad o mal uso de tecnologías, pueden generar respuestas sociales y regulaciones que son difíciles de prever.
  • Dinámicas de redes sociales y comunicación: Comportamientos complejos en la formación de comunidades virtuales y la difusión de información a través de redes sociales.
    • La manera en que las personas se conectan, comunican y comparten información en entornos tecnológicos puede generar patrones complejos en la sociedad.

El trabajo desarrollado en esta unidad ha consistido en aplicar «las claves de un sistema complejo» descritas en la unidad anterior, a una problemática concreta: se han presentado diez y se ha seleccionado estudiar el problema “tecnología, ética y brecha digital”. Estos tres factores conforman una realidad que debe analizarse como un sistema complejo.

Se describe el sistema de análisis «tecnológico global con impactos éticos y sociales» adecuado para analizar la problemática que se ha planteado. Este sistema está formado por la interacción de tres los subsistemas del problema: tecnológico, ético y brecha digital. (Ver apartados 1 y 2).La descripción de este sistema de análisis se expone en el apartado 3 y muestra el siguiente contenido:

Descubrimiento de la estructura.- Se trata de mostrar los elementos, los agentes que dinamizan este sistema, y las interacciones y dinámicas entre los subsistemas. En esta descripción de las claves no se profundiza explícitamente en las que ocurren en el interior de cada subsistema: es una descripción de la dimensión funcional, no orgánica en el sentido que se dijo en la unidad 3 sobre el ecosistema forestal.

Función y funcionamiento.- En general, la función, es lo que un sistema hace; el funcionamiento es como lo hace.

El concepto de función es subjetivo y puede depender  de ciertos rasgos funcionales y del punto de vista del observador. En este trabajo se muestran diez rasgos que pueden identificar lo que hace el sistema de análisis:

  • Impacto social;
  • Impacto ético;
  • Sostenibilidad ambiental;
  • Innovación tecnológica;
  • Responsabilidad corporativa;
  • Acceso y equidad;
  • Desarrollo económico;
  • Colaboración global;
  • Resiliencia y adaptabilidad;
  • Perspectivas futuras.

Se ha utilizado la metáfora de la balanza para señalar que cada rasgo o grupo de ellos se puede inclinar de un lado u otros en función de los sesgos del observador: se han mostrado cinco inclinaciones para los rasgos de carácter económico:

1. Negativa (perversa o egoísta):
2. Neutral (pragmática):
3. Positiva (beneficiosa para la sociedad):
4. Humanitaria (centrada en el bienestar humano):
5. Futurista (enfoque en el progreso):

Para el determinar el funcionamiento esperado, se han descrito las características que tienen cada una de estas cinco inclinaciones.   

Por último se han puesto ejemplos de las dinámicas que pueden cambiar los funcionamientos e incluso la función del sistema:

  • Cambios en los valores éticos
  • Desigualdades sociales
  • Cambios en el comportamiento humano

Variables significativas.- Siguiendo la descripción funcional se han mostrado variables de cada subsistema y de los que definen el entorno exterior. Las variables pueden ser holísticas cuando fluyen por todo el sistema y afectan o son afectadas por sistemas que hay en el entorno, en este caso, económico, social y político. También pueden ser variables locales que solo afectan a los subsistemas en particular y deben tenerse en cuenta en los análisis orgánicos.

  • Subsistema de Tecnología:
    • 1. Innovación Tecnológica: Grado de desarrollo y adopción de nuevas tecnologías.
    • 2. Sostenibilidad Ambiental: Impacto medioambiental de la producción y desecho de dispositivos tecnológicos.
    • 3. Ciberseguridad y Fiabilidad: La protección contra amenazas cibernéticas y la confiabilidad de los sistemas.
  • Subsistema de Ética:
    • 4. Ética en la Inteligencia Artificial: Integración de principios éticos en algoritmos y sistemas de inteligencia artificial.
    • 5. Privacidad y Ética en el Manejo de Datos: Protección de la privacidad y manejo ético de datos personales.
  • Subsistema de Brecha Digital:
    • 6. Acceso a la Tecnología: La disponibilidad y accesibilidad de tecnología en diferentes regiones y comunidades.
    • 7. Inclusión Digital: La participación equitativa de todos en la era digital.
  • Factores Económicos:
    • 8. Impacto Económico de la Tecnología: Contribución al crecimiento económico y distribución de la riqueza.
  • Factores Sociales:
    • 9. Impacto Social de la Tecnología: Influencia en la sociedad, incluyendo cambios en el empleo y la cultura.
  • Factores Políticos:
    • 10. Marco Regulatorio y Políticas Tecnológicas: Normativas y políticas gubernamentales relacionadas con la tecnología.

Disciplinas que deben participar.-  La tercera dimensión del análisis es la disciplinaria. Es la que debe profundizar en los análisis desde sus respectivos conocimientos y confluir en acuerdos que sirvan para dar respuestas.

Para el este sistema deben concurrir científicos, técnicos, filósofos, sociólogos, economistas y juristas o miembros de los gobiernos implicados.

Aspectos sistémicos.- Son causas o propiedades que definen el comportamiento y la estructura de un sistema complejo. Pueden entenderse como propiedades intrínsecas del sistema o también como las reglas que rigen el funcionamiento de los sistemas.

Se han señalado las tres categorías principales, interdependencia, autoorganización y caos, y para  considerar los factores externos se han añadido la adaptabilidad, la no linealidad y la emergencia.

Para ver cómo contribuyen estos aspectos a la complejidad desde la perspectiva del pensamiento sistémico se han descrito los respectivos efectos de estos seis aspectos sistémicos.

Comportamientos complejos.- Unas veces son patrones observables y emergentes de comportamientos y otras, efectos puntuales y esporádicos que se dan en el sistema.

Se han recogido diez de estos comportamientos que bien son emergentes como las interconexiones entre distintas tecnologías o impactos no lineales del tipo «pequeño efecto gran consecuencia» que ocurre cuando las repercusiones van más allá de las previsiones iniciales. Otras veces aparecen como cambios, ya sean en las dinámicas de poder o en las formas con las que accedemos al conocimiento.

  • Interconexiones entre distintas tecnologías
  • Impactos éticos emergentes
  • Adaptación social a la tecnología
  • Cambio en las dinámicas del poder
  • Impactos sociales y económicos no lineales
  • Cambio en la dinámica del conocimiento
  • Desafíos éticos en la privacidad
  • Dinámicas de I+D+i no lineales
  • Respuestas sociales a crisis tecnológicas
  • Dinámicas de redes sociales y comunicación

La brecha digita, la diferencia en el acceso, el uso y las habilidades digitales entre diferentes grupos de personas, puede estar causada por factores económicos, sociales, geográficos o culturales.

Conocer la situación actual de la brecha digital implica evaluar diversas dimensiones. Para ello se utilizan diferentes indicadores y variables para capturar la magnitud y la naturaleza de estas disparidades.

Acceso a Internet:

La disponibilidad de acceso a Internet es uno de los indicadores clave. Se mide mediante la proporción de la población que tiene acceso a la banda ancha. La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) es una entidad que recopila datos sobre la conectividad global y utiliza indicadores como la penetración de banda ancha para evaluar el acceso.

Según los datos para 2023 de la UIT , el organismo especializado para la tecnología de la ONU, el número de personas en todo el mundo que no están conectadas a Internet se ha reducido a unos 2 600 millones en 2023. La reducción desde los 2 700 millones de personas que se estima estaban en 2022 deja al 33% de la población mundial sin conexión en 2023. Otros datos de este informa son:

  • El 67% de la población mundial está ya en línea, es decir, unos 5 400 millones de personas.
  • Alrededor de un tercio de la población mundial, es decir, 2 600 millones de personas, sigue sin conexión.
  • Hay más gente conectada que nunca, pero el progreso debe acelerarse.
  • Se necesitan esfuerzos sostenidos para lograr una conectividad universal y efectiva de aquí a 2030.
  • Los países desarrollados tienen un acceso a Internet mucho mayor que los países en desarrollo.
    • En 2023, el 93% de la población de los países desarrollados tenía acceso a Internet, frente al 43% de la población de los países en desarrollo.
  • También hay diferencias significativas entre regiones.
    • En 2023, el 88% de la población de Europa tenía acceso a Internet, frente al 64% de la población de África.

El acceso a Internet es un importante indicador para medir la brecha digital, pero también deben considerarse los siguientes:

Conectividad en dispositivos: la brecha digital también se evalúa mediante la propiedad y el acceso a dispositivos digitales. La proporción de hogares o individuos que poseen smartphones, computadoras o tabletas se considera un indicador significativo.

Habilidades digitales: la competencia y las habilidades digitales de la población son fundamentales. Se mide mediante la capacidad de las personas para utilizar herramientas digitales, participar en actividades en línea y comprender la tecnología. Las encuestas de alfabetización digital y evaluaciones de habilidades específicas son comunes.

Participación en línea: la participación activa en actividades en línea, como educación virtual, trabajo remoto, compras electrónicas y servicios gubernamentales digitales, es un indicador de la capacidad de una población para aprovechar las oportunidades en la era digital.

Desarrollo de infraestructura: la inversión y desarrollo de infraestructura de telecomunicaciones son aspectos clave. La cantidad de torres de telefonía móvil, la expansión de redes de fibra óptica y otros indicadores de desarrollo tecnológico son relevantes.

Coste de servicios: el coste de los servicios de Internet y dispositivos es un factor importante en la brecha digital. La relación entre los ingresos de la población y el costo de acceso puede indicar la accesibilidad económica.

División urbano-rural: la brecha entre áreas urbanas y rurales se considera un indicador crítico. Se mide mediante la comparación de las tasas de acceso y servicios digitales entre poblaciones urbanas y rurales.

En la evolución del sistema tecnológico global, pueden surgir amenazas significativas que profundicen la brecha digital en diversas dimensiones.

En primer lugar, las disparidades económicas pueden acentuarla, ya que las tecnologías avanzadas suelen ser costosas, y aquellos con recursos limitados pueden tener dificultades para acceder a ellas. Esto podría resultar en una división más amplia entre países desarrollados y en desarrollo, así como entre comunidades urbanas y rurales dentro de los mismos países.

Otra amenaza importante es la falta de acceso equitativo a la educación y la formación tecnológica. Si no se abordan adecuadamente, estas brechas educativas pueden traducirse en desigualdades en el acceso a oportunidades de empleo y participación en la economía digital.
Además, la falta de alfabetización digital puede excluir a ciertos grupos de la sociedad, marginándolos aún más en un mundo cada vez más impulsado por la tecnología.

La brecha digital también puede ampliarse debido a desafíos éticos relacionados con la privacidad y la seguridad en línea. Las preocupaciones sobre la protección de datos y la ciberseguridad podrían llevar a medidas restrictivas que limiten el acceso a servicios digitales o la participación en plataformas en línea.
Esto afectaría de manera desproporcionada a aquellos que ya enfrentan desafíos en términos de acceso y recursos, exacerbando la brecha digital en lugar de cerrarla.

En resumen, estas amenazas podrían contribuir a la consolidación de una brecha digital más profunda y persistente si no se abordan de manera proactiva y ética en la evolución del sistema tecnológico global.

Los valores éticos juegan un papel crucial para mitigar las amenazas que podrían profundizar la brecha digital en la evolución del sistema tecnológico global.

En primer lugar, la ética debe guiar la formulación de políticas y regulaciones que promuevan la accesibilidad universal a la tecnología y a servicios digitales. Esto implica la creación de marcos normativos que eviten la concentración de recursos y oportunidades en manos de unos pocos, asegurando que la tecnología beneficie a toda la sociedad.
Además, la ética también desempeña un papel esencial en la promoción de prácticas transparentes y justas en la recopilación y gestión de datos, protegiendo la privacidad de los usuarios y generando confianza en el uso de la tecnología.

Asimismo, la ética educativa desempeña un papel vital para abordar la brecha digital. La implementación de programas de alfabetización digital éticos y accesibles puede equipar a todas las comunidades con las habilidades necesarias para aprovechar al máximo las herramientas tecnológicas.

Esto no solo incluye el conocimiento técnico, sino también la comprensión ética de cómo utilizar la tecnología de manera responsable y crítica. La ética, en este contexto, se convierte en una fuerza guía que asegura que el acceso, la educación y el uso de la tecnología estén alineados con valores fundamentales de equidad, justicia y respeto a la diversidad.

Siguiendo paso a paso los apartados de esta unidad, los mismos que se describen en el resumen ejecutivo, se puede hacer una descripción de cualquier sistema complejo. Siguiendo este orden las indicaciones a los chatbots pueden ser estas:

  1. Descubrimiento del sistema:
    Para el sistema complejo _______ dame los elementos más significativos, las interacciones y las dinámicas que se dan en este sistema.
  2. Este mismo tipo de prompt se puede utilizar para el resto de los apartados:
    Para el sistema complejo _______ dame _______ que caracterizan a este sistema
  3. Hay amenazas que se pueden dar por el desarrollo y evolución de la tecnología. Algunas de estas son:
    • Aparición de nuevas formas de discriminación
    • Proliferación de armas autónomas
    • Pérdida de empleo por automatización
    • Amenazas a la seguridad cibernética

Para profundizar en ellas se puede emplear prompts de este tipo:
Considerando el sistema complejo «tecnológico global con impactos éticos y sociales» y para la amenaza _______ dame su descripción, su estructura, sus variables significativas, los aspectos sistémicos y los comportamientos complejos.

Para este último prompt, se ha pedido a la plataforma ChatGPT 3.5 una respuesta para la amenaza «Dilemas éticos de la Inteligencia Artificial (IA)» El resultado ha sido este:

Amenaza: Dilemas éticos de la Inteligencia Artificial (IA)

  • Descripción:
    Los dilemas éticos relacionados con la Inteligencia Artificial (IA) se centran en las cuestiones éticas y morales que surgen al desarrollar, implementar y utilizar sistemas de IA. Estos dilemas abarcan desde preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad hasta preguntas más profundas sobre la toma de decisiones autónoma de las máquinas y su impacto en la sociedad.
  • Estructura:
    La estructura de esta amenaza implica una red compleja de interacciones entre los componentes clave, que incluyen desarrolladores de IA, legisladores, usuarios, y la propia inteligencia artificial. La cadena de decisiones éticas abarca desde el diseño y la programación hasta la implementación y el impacto real en los individuos y comunidades.
  • Variables Significativas:
    1. Transparencia del algoritmo: la claridad y comprensión de cómo funcionan los algoritmos de IA y cómo toman decisiones.
    2. Responsabilidad y rendición de cuentas: quién es responsable en caso de decisiones incorrectas o sesgadas por parte de sistemas de IA.
    3. Privacidad: la protección de datos personales y la privacidad de los individuos frente a la recopilación masiva de información por parte de sistemas de IA.
    4. Sesgo y equidad: la presencia de sesgos en los algoritmos y la necesidad de garantizar la equidad en las decisiones automatizadas.
    5. Seguridad: la prevención de ataques y manipulaciones maliciosas de sistemas de IA.
  • Aspectos Sistémicos:
    1. Interdependencia: la interconexión entre desarrolladores, usuarios, legisladores y tecnologías de IA.
    2. No linealidad: los efectos no proporcionales de las decisiones éticas en la implementación y evolución de la IA.
    3. Autoorganización: la capacidad de la ética en la IA para adaptarse y evolucionar según las necesidades cambiantes de la sociedad.
  • Comportamientos Complejos:
    1. Emergencia ética: la aparición de dilemas éticos no anticipados a medida que la tecnología avanza.
    2. Adaptación ética: la capacidad de los sistemas éticos de IA para ajustarse y mejorar en función de experiencias y retroalimentación.
  • Relación con la brecha digital:
    La amenaza de dilemas éticos de la IA puede amplificar la brecha digital si la implementación y el acceso a tecnologías éticas son desiguales. Las comunidades con menor acceso a sistemas éticos de IA pueden enfrentar riesgos éticos mayores, exacerbando las disparidades existentes.

Esta descripción proporciona una visión general de la amenaza y sus componentes clave. Sin embargo, es importante destacar que la dinámica de este sistema complejo evoluciona continuamente con avances tecnológicos y cambios en la comprensión ética.

Adicionalmente se han solicitado algunos ejemplos específicos de dilemas éticos de la IA:

  • La discriminación: la IA puede utilizarse para discriminar a las personas en función de su raza, género, religión u otros factores. Por ejemplo, una IA utilizada para seleccionar candidatos para un trabajo podría discriminar a las personas de color o a las mujeres.
  • La privacidad: la IA puede utilizarse para recopilar y analizar grandes cantidades de datos personales. Estos datos pueden utilizarse para rastrear a las personas, manipularlas o incluso dañarlas.
  • La seguridad: la IA puede utilizarse para desarrollar nuevas armas y sistemas de vigilancia. Estas tecnologías pueden utilizarse para causar daño o para violar la privacidad de las personas.
  • El empleo: la IA puede automatizar tareas que actualmente realizan los humanos. Esto podría provocar el desempleo y la desigualdad económica.

Una vez presentada esta unidad sobre la descripción del sistema «tecnología, ética y brecha digital» hay dos caminos a tomar:

1º.- Claves para los métodos y herramientas son los que deben utilizarse para estudiar y comprender ciertas características de un sistema complejo, en particular las relativas a los aspectos sistémicos y a los comportamientos complejos.
.

2º.- Conocer las «Herramientas básicas que usan los científicos de la complejidad» que incluyen proyectos de laboratorio con simulación basada en agentes con la plataforma NetLogo.
.
.